domingo, octubre 03, 2010

Una vez más en la brecha, mis queridos amig@s...

Hace ya muuuucho tiempo que no escribo en el blog. Más de una persona piensa que lo tengo totalmente olvidado. Lo cierto es que no es así. Este blog es y ha sido durante mucho tiempo el repositorio de mis pensamientos y sentimientos, y a través de él he conocido las mejores cosas de mi vida.
Es posible que no escriba en él (mayormente por falta de tiempo) pero os aseguro que no lo he olvidado.

La verdad es que han pasado muchas cosas importantes en mi vida desde que no escribo, pero perdonadme que en vez de hacer un resumen clásico, aproveche la ocasión para recoger el guante que Náyade me lanzó:

¿Qué hacías o dónde estabas hace...:

10 años? Apurando los últimos meses de mi minoría de edad, estaba a punto de comenzar mi primer curso universitario. No tenía ni puñetera idea de dónde me estaba metiendo. Pensaba que todo iba a ser “vino y rosas” y no sabía que la carrera que estaba comenzando no sería la que terminaría, que casi (ese casi se llama Adri y Alberto) ninguno de los compañeros con los que empezaba el curso durarían conmigo más de un año, ni era consciente de la sangre (metafórica) sudor y lágrimas (estos no son metafóricos) que me costarían terminar la universidad. Mirando atrás cuesta creer que la angustia existencial de una ingeniería no acabase con todos nosotros, pero ya ves…

5 años? Principios del curso 2005 / 2006. Necesitaba unos cuantos créditos de libre elección y Adri dijo que él para conseguirlos se iba a apuntar a algo llamado “Eurobot” y que por qué no le acompañaba. Parece mentira, pero esa chorrada de decisión marcó los siguientes años de mi vida y mi carrera, me llevó a dónde nunca pensé que iría (Catania, por de pronto) y me hizo aprender más que en los 5 años de carrera previos. Una vez leí que el diablo se esconde en los detalles. Os aseguro que la providencia, también. Por cierto, en Abril de ese mismo año 2005 comencé este “Lo que un día pensé”.

1 año? El viejo orden había vuelto a cambiar. No hacía mucho, había perdido mi súper-absorbente trabajo debido al capricho de un jefe de escasa valía personal. A consecuencia, decidí que había llegado el momento de cambiar y me mudé de ciudad para vivir con la persona más maravillosa que existe. Sabíamos que ciertas cosas, como encontrar un nuevo empleo, iban a ser duras pero al menos las afrontaríamos juntos. El futuro era aterradoramente incierto, pero tremendamente prometedor. La historia ha demostrado y seguirá demostrando que a veces en la vida hay que saber luchar no sólo sin miedo, sino también sin esperanza, por que lo que importa es luchar y conseguir lo que realmente quieres con toda tu alma.

6 meses? Había comenzado hacía poco en mi primer trabajo en mi nueva ciudad. Tenía trabajo para exportar, un compañero en particular al que me habría gustado exportar también y a veces la necesidad de liarme a tiros con todo lo que se moviese. Sin embargo, por una vez en la vida respiré hondo, intenté no agobiarme y conseguí que no se me fuera el traque. Menos mal que tuve ayuda, porque solo igual no lo habría conseguido… pero lo conseguí, lo que me posibilitó una oportunidad mucho más brillante…

1 mes? Visité por primera vez mi nuevo lugar de trabajo, en una empresa mucho más grande de las que conocía hasta ahora, en un puesto que a priori me parece más satisfactorio de los que conozco hasta el momento. El lugar todavía estaba en obras, y sólo se intuía lo que será en un futuro, pero lo que ví me gustó y he decidido que me va a seguir gustando durante bastante tiempo.

ayer? Ayer fue un día raro: preparación de maletas y revisión de niveles de helio...

hoy? Termino este post desde un aeropuerto, a punto de viajar a otro país durante más de un mes para formarme, en otro idioma, en mi nuevo trabajo. Una vez más el futuro se me antoja prometedor. Una vez más no sé a lo que me enfrento ni lo que surgirá de ello. Una vez más en la brecha, me lanzo a ello de cabeza :D

lunes, febrero 15, 2010

Invictus


Desde la noche que sobre mi se cierne,
negra como su insondable abismo,
agradezco a los dioses que pudieran existir
por mi alma invicta.

En las azorosas garras de las circustancias
nadie me vió llorar ni pestañear.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza ensangrentada sigue erguida.

Mas allá de este lugar de lágrimas e ira
yacen los horrores de la sombra,
y la amenaza de los años
me encuentra, y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecha sea la puerta,
cuán cargada de castigos la sentencia.
Soy el amo de mi destino;
soy el capitán de mi alma.

lunes, octubre 19, 2009

No te rindas


No te rindas, aún estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras,
enterrar tus miedos,
liberar el lastre,
retomar el vuelo.



No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños,
destrabar el tiempo,
correr los escombros
y destapar el cielo.


No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se esconda,
y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma
aún hay vida en tus sueños.


Porque la vida es tuya
y tuyo también el deseo
porque lo has querido
y porque te quiero.


Porque existe el vino
y el amor, es cierto.


Porque no hay heridas
que no cure el tiempo.


Abrir las puertas,
quitar los cerrojos,
abandonar las murallas
que te protegieron.

Vivir la vida y aceptar el reto,
recuperar la risa,
ensayar el canto,
bajar la guardia y extender las manos,
desplegar las alas
e intentar de nuevo,
celebrar la vida y retomar los cielos.


No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento,
aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños


Porque cada día es un comienzo nuevo.
Porque ésta es la hora y el mejor momento.


Porque no estás sola.
Porque yo te quiero.


Mario Benedetti



"Rendirse es traición"
Credo Imperial
“[...] Decidle al señor duque que agradecemos sus palabras, pero esto es un tercio español…”
Capitán Alatriste
"En mis cojones puse toda mi fe"
Credo Demente

Etiquetas: , , ,

viernes, noviembre 21, 2008

Dónde empieza y dónde acabará... el destino que une y que nos separá...

Dedicado a Gloryyyyyy

Etiquetas: ,

jueves, septiembre 25, 2008

All I'm asking...

Etiquetas: ,

sábado, julio 26, 2008

San Yo

Por que soy un ídem...

Etiquetas: ,

jueves, junio 19, 2008

Métodos de Gobierno

Monarquía Parlamentaria
La monarquía parlamentaria es la forma de gobierno común en muchas democracias occidentales actuales, en el que el rey ejerce la función de Jefe del Estado bajo el control del poder Legislativo (Parlamento) y del poder Ejecutivo (Gobierno), es decir, el rey reina pero no gobierna (expresión debida a Adolphe Thiers). Las normas y decisiones emanadas del Parlamento regulan no sólo el funcionamiento del Estado sino también la actuación y funciones del propio rey.

Es muy usual, incluso en la bibliografía de las ciencias políticas, identificarla con tipo de monarquía, la monarquía constitucional, aunque ésta tiene una característica bien distinta, y es que permite reservar una mayor capacidad y funciones al rey, que retiene gran parte del poder, por ejemplo, controlando al poder ejecutivo.

En la mayoría de las monarquías parlamentarias actuales la autonomía y poderes del monarca están muy limitados y recortados, pudiendo el Parlamento en cualquier momento tomar decisiones que obliguen a su cumplimiento por parte del Rey. Las excepciones a estas limitaciones generalizadas son puras reminiscencias históricas que se mantienen por tradición en algunas monarquías más antiguas, aunque normalmente se refieren a temas de poca trascendencia para la vida política del país. La toma efectiva de decisiones se mantiene en el Gobierno y en las distintas cámaras de representación parlamentaria, que en una monarquía parlamentaria son considerados los depositarios de la soberanía popular.

En este tipo de sistema político el monarca sanciona las leyes y decretos que le son presentados para firmar por parte del Gobierno y Parlamento.

Suele ser habitual en una monarquía parlamentaria que el monarca disfrute de privilegios en función de su papel como máximo representante del país y Jefe del Estado. Estos privilegios suelen referirse no sólo al mantenimiento económico de la familia real y su seguridad, sino también a cuestiones de inmunidad jurídica, etcétera, que por afectar a uno de los principales órganos de representación del Estado, suelen venir regulados por una Constitución o una norma similar de carácter fundamental en Derecho.

En la imagen siguiente se muestran en rojo las naciones que actualmente mantienen una monarquía parlamentaria:


República

República (del latín res publica, «la cosa pública, lo público»), en sentido amplio, es un sistema político caracterizado por basarse en la representación de toda su estructura mediante el derecho a voto. El electorado constituye la raíz última de su legitimidad y soberanía. Muchas definiciones, como la de Encyclopædia Britannica de 1911, resaltan también la importancia de la autonomía y del Derecho (incluyendo los derechos humanos) como partes fundamentales para una república. Por extensión, se suele denominar así al Estado que posee dicha organización, aunque muchas otras formas de gobierno se han autodenominado repúblicas siendo en realidad estados totalitarios por ejemplo China, la antigua URSS o Chile bajo la dictadura de Pinochet.

También dañan la imágen real de república situaciones como la que vivió Haití bajo Papa doc quién gobernó de forma vitalicia y le sucedió su hijo, cosa que es propia de una monarquía.

República en la politología: En la teoría y la ciencia política, el término república se puede referir a varias formas de estado.

Definición
Tradicionalmente se ha definido la república como la forma de gobierno de los países en los que el pueblo tiene la soberanía o facultad para el ejercicio del poder, aunque este último sea delegado por el pueblo soberano en gobernantes que elige de un modo u otro. Suele pensarse que en la práctica, la forma de estado de un país es la monarquía si tiene soberano o rey no soberano, y república.

Lo cierto es que una república esta fundamentada en el "imperio de la ley" y no en el "imperio de los hombres". Una república es, de este modo, independiente de los vaivenes políticos, no compatible con tiranías, monarquías ni democracias, y en el cual tanto los gobernantes como los gobernados se someten por igual a un conjunto de principios fundamentales normalmente establecidos en una constitución.

"Un montón de gente puesta junta no necesariamente es una república" Aristóteles.

Y la constitución, de ser apegada al Derecho, sirve para protegerlo y definir incluso qué leyes son buenas y cuáles malas en el marco de referencia constitucional.

El desconocimiento de estos principios clásicos en el mundo moderno lentamente ha conducido a muchos a expresarse en términos de "repúblicas democráticas" o "repúblicas islámicas", sin considerar la contradicción que tales frases contienen.

Ambigüedad en las definiciones
La aplicación de la misma palabra a dos conceptos distintos pero relacionados lleva a inconsistencias:

Los países que son repúblicas según la definición práctica normalmente aducen que son repúblicas en un sentido tradicional, aunque en muchos casos sean regímenes autócratas o dictatoriales donde el pueblo no es soberano.
Una monarquía electiva con soberanía popular o una monarquía constitucional serían repúblicas en sentido tradicional, porque la soberanía está en el pueblo que otorga más o menos atribuciones a un monarca no soberano. Sin embargo en la práctica jamás se llama república a una monarquía.
Los analistas políticos creen que la Primera guerra mundial desató el fin de las monarquías tradicionales. La forma de estado republicana (definición tradicional) se impuso en la mayoría de los estados desarrollados, monarquías o no. Tras la primera guerra mundial, con el Tratado de Versalles desaparecieron tanto el Imperio Austrohúngaro, como el Imperio alemán. Además, los monarcas de los estados ganadores fueron cediendo poderes y prerrogativas a instituciones democráticas electas.

Jefes de Estado
En las repúblicas más modernas, el Jefe de Estado es llamado el Presidente de la República (o presidente), que no hay que confundir con el Primer Ministro o Presidente del Gobierno. En ciertos países el Presidente de la república recibe una denominación especial, como cónsul, dux, knyazs, archon, etc.

En las repúblicas democráticas, el Jefe de Estado ha de ganar unas elecciones. Estas elecciones puede ser directas o indirectas (se forma un consejo especial o es el parlamento quien elige a la cabeza del Estado). Cuando el presidente es electo, normalmente, desempeña su cargo en un periodo preestablecido (generalmente, de cuatro a seis años), finalizado este periodo, se celebran nuevas elecciones. Muchas legislaciones nacionales, limitan el número de Reelecciones a las que puede presentarse un Presidente cuando ya ha concluido su primer mandato.

Si el Jefe del Estado de una república es al mismo tiempo el Jefe del Gobierno, a este tipo de República se dice que tiene un Sistema de gobierno presidencial. Éste es el caso de Estados Unidos.

Por el contrario, en los Sistemas de gobierno semipresidenciales, el Jefe de Estado no es la misma persona que el Jefe del Gobierno. En estos casos, se da la diferenciación entre Presidente de la República y Primer Ministro (Presidente del Gobierno). En estos casos, el papel del Presidente de la República resulta casi ceremonial, aunque tiene tareas específicas como el papel consultivo en la formación de un gobierno después de una elección. Por el contrario, es el primer ministro el que cuenta con el poder ejecutivo.

En los sistemas semipresidenciales, puede darse el caso (dependerá de los sistemas y calendarios de elección de cada país) de que el Presidente de la República y el Primer Ministro pertenezcan a diferentes partidos políticos con ideologías encontradas. Esta cohabitación suele darse a menudo en Francia.

En otros países, como Alemania o India, sin embargo, el presidente de la República, tiene que permanecer estrictamente independiente a la dinámica gobierno/oposición.

Por último, en otros países, como Suiza o San Marino, la presidencia de la República no la ejerce una persona, sino que lo hace un Consejo o Comité. En este caso, la cabeza visible del Estado va rotando entre los miembros del Consejo. En el caso de San Marino, cada medio año. En el caso de Suiza, cada Año Nuevo. Estos sistemas son una herencia de la Antigua república romana donde también rotaba este cargo. Los Comicios designaban a dos cónsules que ocupaban el cargo durante un año. La rotación era mensual. En cada semiperiodo, un cónsul ejercía el poder real (cónsul maior), mientras que el otro lo supervisaba.

República y Religión
Una de las principales motivaciones por las que se cambiaba del régimen monárquico al republicano era el aspecto religioso.

La mayoría de Monarquías tenían una religión oficial del Estado de la que no se podían discernir, mientras que las repúblicas, sobre todo desde que la francesa y la estadounidense establecieran las bases para el derecho que actualmente recogen la mayoría de constituciones, la libertad de culto dejan este aspecto a la libre elección del ciudadano.

Repúblicas laicistas
Muchas veces, las revoluciones que han propiciado el cambio de Monarquía a República han sido altamente laicistas, lo que en ocasiones ha despertado un importante sentimiento anticlerical a raíz del apoyo y el simbolismo que algunas confesiones religiosas como el catolicismo han prestado al Antiguo Régimen, o por su estrecha vinculación con las oligarquías, así como el papel eminentemente reaccionario que las jerarquías eclesiásticas han tendido a desempeñar en su complicidad o defensa activa del orden establecido. En los casos de mayor exacerbación, o de mayor acumulación histórica de frustración y sufrimiento por parte de las clases populares y oprimidas, a raíz del statu quo, esto ha llegado a provocar quemas de iglesias, persecución de religiosos y destrucción de arte sacro, etc. Casos de ello se dieron en Francia, durante la revolución francesa, o en algunas revoluciones socialistas, como las que dieron paso a las distintas Repúblicas Soviéticas (algunas de corta duración), así como las de Vietnam, Corea del Norte, China, o la inconclusa Revolución social española de 1936, que tiene lugar en el seno de la II República tras el frustrado golpe de Estado fascista, por parte de los militares sublevados, que dio lugar al estallido de la Guerra Civil, siendo los intentos o afiliaciones revolucionarias duramente reprimidas desde el bando sublevado ó nacional. Aunque también la imposición de monarquías o estados totalitarios han fomentado en ocasiones la persecución o ataque a minorías religiosas como a los judíos, o a los cristianos en el Japón Tokugawa, o han legitimado su poder en la religión, como la dictadura de carácter fascista del General Francisco Franco y su nacionalcatolicismo.

En los Estados Unidos, no sucedió esto, probablemente, porque la suya más que revolución, fue ante todo una Guerra de Independencia para librarse de los abusos de la corona británica. No obstante, la joven nación no eligió ninguna religión de Estado en especial, aunque sí hace referencia en ocasiones a la Biblia o a Dios, por ejemplo en su constitución. Francia, pionero en la independencia de la religión y el estado, asumiría la laicidad del estado finalmente a principios del siglo XX.

Repúblicas confesionales
Si bien es cierto que muchas veces se ha esgrimido el sentimiento anti-religioso para favorecer la implantación de un régimen republicano, otras tantas veces, ha sido al revés, se ha utilizado un sentimiento religioso (en ocasiones, incluso fundamentalista), con idéntico objetivo.

El sentimiento religioso jugó un importante papel, por ejemplo, en el derrocamiento del Régimen del Sha en Irán, que fue substituido por una república dirigida por los líderes espirituales islámicos, los ayatolás. De hecho, Irán tiene como nomenclatura oficial la de República Islámica de Irán.

Algunos países se han organizado como una república, para establecer una religión estatal en su constitución. El ejemplo más evidente es el de las República Islámicas, aunque no son las únicas, lo mismo sucede el polo opuesto, en el Estado de Israel.

Históricamente, mucha repúblicas se han definido en función de una religión, entre otras República católica de Irlanda, República protestante de los Países Bajos.

En este caso, al dotar a la República de una determinada religión oficial, lo que se busca es impedir injerencias en el culto estatal, provengan dichas injerencias de dentro del propio Estado o del exterior.

República y Democracia
La república, a menudo, se asocia con la democracia. De hecho, si todos los estados que se autodenominan repúblicas realmente se acoplaran a la definición, no habrá problema en que esta asociación fuera automática. El problema es que en muchas autodenominadas repúblicas, la soberanía no reside en el pueblo.

El derecho a voto ha sufrido una larga evolución. De hecho, no se generalizo el sufragio universal (derecho a voto para los mayores de edad) hasta mediados del siglo XX. Antes, este derecho estaba bastante restringido. Sólo determinados estratos sociales podían votar, o se discriminaba por cuestiones de origen, color de piel, sexo, etc. Actualmente, a muchas formas de democracia de la antigüedad (incluyendo la Democracia ateniense se las denomina Plutocracias, pues sólo permitía votar a la oligarquía dominante)

El referéndum
Un instrumento de democracia directo son los referendos, pero estos sólo son convocados, normalmente, por algún motivo extraordinario. Pocos países, entre los que esta Suiza convocan varios referendos al año.

Países declarados como regímenes o estados socialistas o comunistas, en cambio, suelen tener un alto índice de participación del pueblo, de lo que denominan proletariado, pero en cambio, las decisiones que ahí se toman, no son de gran alcance o bien no cuentan con una base realmente democrática, donde se puedan discutir y plantear por toda la sociedad las ventajas o inconvenientes al apoyarlos. Es el caso por ejemplo del Régimen de Fidel Castro en Cuba que organiza los llamados comités populares para que los ciudadanos puedan participar en la toma de decisiones.

Además, muchas de las antiguas repúblicas socialistas de Europa del Este incorporaron a su nombre la denominación titular de democracia, pero al igual que el concepto de república moderno, no se ajustaban a la realidad o a la definición común. Ni se trata de regímenes participativos de manera transparente y con derechos humanos básicos, ni se ejercen consultas directas (referendos) a la ciudadanía en las condiciones adecuadas. Un ejemplo sería, antes de la reunificación de Alemania, la hoy ya desaparecida, República Democrática Alemana.

En otros estados considerados democráticos como México sin embargo, esto se puede comparar según algunas opiniones con los famosos plebiscitos, toman la opinión del pueblo pero en sí la sociedad no toma parte activa en la legislación.

República o Monarquía
Aunque, teóricamente, la república hace referencia a que la soberanía reside en el pueblo de forma democrática, en la práctica, el concepto república se lo pueden atribuir estados que simplemente no adopten como a una forma de monarquía, incluyendo en ocasiones estados con sistemas totalitarios, oligarquías o dictaduras, como Corea del Norte. Por ejemplo, los autócratas tratan de maquillar su forma de gobierno con trajes democráticos llamándose presidentes, en vez de reyes y república a la forma de gobierno de su país en lugar de monarquía o dictadura.

Siempre han existido repúblicas, en cierto modo con rasgos de monarquías absolutistas, donde el Jefe de Estado puede tener muchas de las características de un monarca o rey, llegando a instalar a presidentes vitalicios (concepto muy cercano o paralelo al de dictador). Este tipo de presidente, muchas veces, tiene un poder más allá de lo que es habitual en una democracia. Un ejemplo es el caso de la República Árabe de Siria en la que a partir de 1970 el cargo presidencial puede devenir en hereditario.

Durante mucho tiempo, república era un concepto de estado moderno y de ideas ilustradas o liberales diametralmente opuesto a monarquía, símbolo del Antiguo Régimen. Éste es el caso, no sólo de Antigua república romana sino de estados modernos como Estados Unidos de América, tras su independencia del estado monárquico de Gran Bretaña o Francia, tras la revolución francesa, punto de referencia de la actual historia moderna. En cambio hoy, esta radical oposición ha quedado diluida por la propia aceptación y evolución de algunas monarquías, especialmente europeas, hacia sistemas de monarquía constitucional o parlamentaria, régimen similar a una república, en el sentido de concederse casi totalmente la soberanía en el pueblo en forma de derecho a voto, aunque conservando como máximos representantes del estado en un cargo heredable entre otras particularidades. Es el caso de Gran Bretaña o España entre otros países.

El debate no obstante sigue abierto y países como Australia en 1999 celebraron un referéndum para convertirse en República rechazada con un 55% de los votos, otros países de reciente creación como Montenegro aún a pesar de tener herederos a la corona real y basarse su escudo nacional en el símbolo real de 1918, paradójicamente han aceptado formalmente la República como forma de gobierno.

Próximamente hablaremos de la Segunda República Española.

Tomado de Wikipedia.

Etiquetas: ,